El redactor recuerda el clasico experimentacion de John Gottman, el genial investigador de el triunfo en la vida en pareja, en el cual juntaba a un matrimonio en la habitacion asi­ como les pedia que peleasen.

El redactor recuerda el clasico experimentacion de John Gottman, el genial investigador de el triunfo en la vida en pareja, en el cual juntaba a un matrimonio en la habitacion asi­ como les pedia que peleasen.

Pelea bien

Gracias a su practica, el autor de ‘Siete reglas sobre oro de vivir en pareja’ termino siendo apto de augurar que parejas iban a divorciarse desplazandolo hacia el pelo cuales iban a seguir juntas a partir de la manera en que se enfrentaban.

?Cuales eran exactamente los cuatro jinetes de el apocalipsis que determinaban que un matrimonio nunca iba an acabar bien? La critica al caracter sobre la persona (“eres tonta”), colocarse a la defensiva (“me tengo que enfadar porque continuamente estas igual”), el desprecio (realizar que la pareja se sienta baja) asi­ como las evasivas (ignorar los argumentos de la otra persona).

Cuatro consejos que proporciona el autor para evitar que lo cual ocurra: Jami?s insultar o explicar a tu pareja con la palabra; no recuperar viejas discusiones o conseguir a relucir antiguos trapos sucios; si la circunstancia se sale de origen, dejarlo desplazandolo hacia el pelo contar hasta diez; asi­ como recordar que lo trascendente no es invariablemente tener causa.

Perdona

En caso de que has discutido con tu marido o esposa y no ha transpirado te han poliedro la razon, dejalo debido a y callate; nunca permite falta que se lo restriegues por la cara. Como recuerda Manson, la principal aviso que aprendio de la tarea de Gottman era que las parejas mas felices no continuamente cerraban todas sus desavenencias ni resolvian las dificultades; Solamente, aprendian a vivir con ellos. Por el opuesto, “las parejas que requieren colocarse de acuerdo en todo acaban pasandolo mal desplazandolo hacia el pelo rompiendo”.

Cosas tan sencillas igual que decir “te quiero” o dar la mano entretanto se ve la cinta pueden marcar una gran desigualdad

Es tan facil como intentar, en la mesura de lo concebible, no cambiar a la otra cristiano asi­ como asentir sus diferencias. La pareja magnnifica, senala el escritor, “no es aquella que nunca genera ningun impedimento en la trato, sino alguien que provoca inconvenientes a las que no te importa enfrentarte”. Tres cosas que Hemos acordarse: cuando una discusion se acaba, se acaba para todo el tiempo; nunca Existen un marcador igual que en un partido de futbol, nuestro objeto nunca es conseguir el partido; y cuando tu pareja haga alguna cosa mal, distingue ese comportamiento de las verdaderas intenciones.

Las cosas pequenas importan

Tan esencial seri­a dejar de ala los insignificantes detalles menos optimistas igual que no dejar sobre efectuar diminutos gestos que parecen prescindibles No obstante que apuntalan la contacto, especialmente luego de tener hijos. Se intenta de cosas tan sencillas igual que “decir ‘te quiero’ antiguamente de acostarse, cogerse las manos durante la cinta o elaborar diminutos favores”. Puede valer evidente esfuerzo, No obstante gran cantidad de sobre los testimonios reconocian obligarse a tener la citacion con su pareja o irse de parada sobre fin de semana regularmente.

El sexo importa demasiado

Uno de esos lugares en las que parece no efectuarse acuerdo. Si bien haya quien relativice la importancia sobre este apariencia, las respuestas a Manson sugerian que era clave a todo edad desplazandolo hacia el pelo en todo relacion. Con el fin de el, se trata sobre un termometro sobre la salud de la comunicacion. Cuando va bien, el sexo seri­a bueno. Cuando no, y hay “problemas falto solucionar desplazandolo hacia el pelo emociones negativas”, seri­a lo principal que se deja de aspecto.

Pero ademas puede trabajar en el interes opuesto, en otras palabras, como la util de suavizar las tensiones. Algunos de las testimonios senalan que cuando la cosa empieza a colocarse fea, deben el acuerdo tacito con sus parejas de elaborar el amor, lo cual contribuye a ver las cosas desde otro tema de vista.

conozco practico asi­ como disena reglas

Los dos consejos podri?n parecer contradictorios, aunque nunca lo son. Por la parte, Manson recuerda que seri­a “practico” establecer algunas reglas para convivir de forma justa, por ejemplo en cuestiones como cuanto dinero se puede gastar cada que en caprichos o que decisiones se podri?n coger independientemente desplazandolo hacia el pelo cuales se deberi­an preguntar con la pareja. Incluso existe quien hace una revision sobre objetivos anual con su pareja.

Eso no desea afirmar que la jurisprudencia sea inquebrantable, asi­ como que en gran cantidad de casos no resulte preferible ser practicos. En resumidas cuentas y llevandolo al absurdo, por demasiado que alguien tenga asignado en una semana dada ir an elaborar la adquisicion y no ha transpirado el otro dirigir por telefono las facturas, asi­ como el primero se ha roto la pierna, quiza sea poquito mesurado vincular al lesionado a ir al comercio con muletas.

Surfea

La enfermera escribio a Manson citando an individuo de sus pacientes, un anciano sobre casi 90 anos de vida que un fecha le explico como habia conseguido ocurrir tanto lapso al lado de su mujer: “Las relaciones son igual que las olas, necesitas instruirse como surcarlas”. Todas las relaciones son sacudidas por eventos externos sobre los cuales no tenemos el menor control: descuidar el labor, la asesinato sobre parientes cercanos, las mudanzas, enriquecerse o empobrecerse. “La clave”, concluye Manson, “es conocer que excesivamente pocas sobre estas olas tienen que ver con la clase de la conexion en si”.

A estas alturas de la vida, es extremadamente probable que exista leido unas cuantas decenas sobre productos sobre las secretos de los matrimonios que trabajan. Quiza le hayan sido sobre cierta ayuda, pero Ademi?s seri­a concebible que exista terminado confundido, porque demasiadas de estas lecciones no unico no son complementarias, sino que resultan alguna cosa contradictorias. Al fin asi­ como al cabo, Tenemos una formula excelente del triunfo marital por cada pareja que ha permanecido comite mas de 30 anos (y pero cada ocasion sean menos, son unas cuantas).

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.